Indonesia

Relatos de viaje: Gili T

Antes de ir a las Gili, no sabíamos a qué Gili ir.

Lo googleamos varias veces y el resultado siempre era el mismo: “Gili T es de carrete, Gili Meno es la de luna de miel y Gili Air es la más relajada”.

Pero es que si nos venden así Gili T no vamos! Lo que menos queríamos encontrarnos en esta parte del mundo es a los típicos grupos de gente medios neardentales que lo único que hacen es tomar y hacer destrozos (sin ánimos de ofender a nadie). Ese ambiente de carrete siempre borracho que, si no estás en la misma sintonía, estás totalmente fuera de lugar.

experiencia 2
Viendo la puesta de sol en Gili T

Cuando estábamos ya pensando en ir a Gili Air, nos juntamos con una amiga indonesia en Singapur que nos dijo que Gili T le había encantado. Ella es musulmana y no le gusta nada la fiesta, pero aún así nos decía que era lo mejor. Pues entonces habría que pensarlo! Unos días después, nos reencontramos con unos amigos chilenos en Lombok y nos dijeron que Gili T les había encantado, que incluso en pareja era muy entretenido. Pues entonces ya nos decidimos!

Al final armamos los planes para irnos a Gili T.

Y no era para nada lo que esperábamos!

Lo que, si vienes leyendo del principio, sabrás que fue bueno. Muy bueno 🙂

Después de un shuttle bus por caminos curvosos, una caminata calurosa hasta el puerto de Bengsal, una larga espera para abordar un bote pequeño y una corta navegación por aguas tranquilas, llegamos a una Gili T repleta de gente. A decir verdad, no fue para nada una buena primera impresión. La playa estaba plagada de turistas con sus maletas con rueditas (aquí te contamos por qué esto es una mala opción) esperando a subirse de sus barcos y otros tantos, como nosotros, desembarcando en la isla. Caballos por aquí y bicicletas por allá…una locura!

20170909_110103
Gente embarcando en Gili T

Pero increíblemente, al caminar hacia adentro del pueblo, ganaba el silencio.

Solo interrumpido por caballitos que siguen apareciendo con su sonido a patitas en la tierra (peligrosos por lo demás, tienen unos palos amarrados a los lados que son medios asesinos), las bicicletas con sus campanitas para avanzar entre la gente y las dos mezquitas de la isla que cantan y rezan como si fueran una decena. Es increíble. De todos los países musulmanes que hemos visitado, en esta pequeña isla ha sido por lejos donde más se escuchan las mezquitas. Es que no es que llamen a la gente a rezar, es que todo el rezo lo hacen por altoparlante! Pero bueno, cuando cantan es bien bonito.

03
Una de las mezquitas de Gili T

Entre medio de estos cánticos y los caminos de tierra (otra razón para no venir con maletas con rueditas), estábamos nosotros con nuestras mochilitas buscando alojamiento…cosa que no cuesta mucho porque está repleto. Nos quedamos una noche en un guesthouse medio escondido y solitario (que no nos gustó) y las demás noches en el Emy Stay, una pequeña homestay muy acogedora y con un staff genial. Dejamos las mochilas y partimos a conocer la isla.

En Gili T encontramos tranquilidad y muy buena onda. Por qué nadie nos dijo esto antes!

Pensando en quedarnos solo 2 noches, nos quedamos 5 más.

Y es que aunque la isla está totalmente preparada para recibir a quienes van con ganas de fiesta, conocer gente y emborracharse, también es totalmente acogedora con quienes vamos a disfrutar de las playas, descansar y pasar un buen rato. Las playas nunca están totalmente llenas de gente, por lo que es muy fácil encontrar un buen lugar para tenderse, la oferta de restaurantes es tan grande que es imposible aburrirse comiendo lo mismo todos los días y es muy muy fácil escaparse del ruido y la acción si así uno lo desea (a nosotros nos pasó un par de veces).

Quieres saber dónde comer en Gili T? Aquí te recomendamos algunos lugares que a nosotros nos encantaron.

warung 2
Ayam Lalapan en el Warung Sasak

Gili T nos entregó exactamente lo que estábamos buscando: Playas.

Es verdad que las venimos buscando (y encontrando) desde hace meses, pero no nos cansamos. Después de muchos meses entre Marruecos, Rusia y Mongolia, que nos morimos de frío, las playas de Malasia e Indonesia nos han venido de maravillas. Qué rico fue acostarnos a la sombra de los arbolitos, leer, dormir y hacer snorkel.

playas 2
Playas de Gili T

Porque la gran gracia de las playas de Gili T es hacer snorkel. Para bañarse son más entretenidas las de Lombok, pero es que nadar con tortugas aquí no tiene precio. Al principio no vimos ninguna y, mientras Gino cuidaba nuestras cosas, yo ya estaba perdiendo la esperanza de ver alguna tortuga mientras buscaba y buscaba entre las rocas. Hasta que de un momento a otro me giro y ahí estaba.

Una hermosa tortuga. Nadando apaciblemente. Alejándose con su nado elegante hacia lo profundo del mar. No pude seguirla. Y casi me ahogo de la emoción. Una tortuga! ❤

Me devolví rápidamente para poder avisar a Gino y, cuando menos lo esperaba, otra tortuga! De nuevo, casi trago agua de la emoción. Pero es que ahí estaba, enorme, al frente mío, mirándome con su cara de desaprobación (tienen una mirada muy particular que se me hace como de que nunca quieren estar contigo) y comiendo pastito. Inmune a las olas y la corriente, mientras que yo tuve que agarrarme al piso para no caer encima de ella.

Y luego…otra hermosa tortuga 🙂

Y ya no vale la pena seguir describiendo el mismo proceso de emoción que me embargó cada vez que vi una tortuga en Gili T. Solo me queda decir que nos encantó, fue una experiencia hermosa y que gracias a ellas, esta isla se ganó un espacio especial en mi corazón.

experiencia 1
En las calles de Gili T

Pero no todo fue tortugas. De hecho, no las vimos todos los días. También paseamos en bici, comimos rico (muy rico) y nos fuimos en un snorkeling trip que no nos gustó para nada (aquí te contamos por qué). Además, es de admitir que nos entretuvimos mucho observando a la gente que va a la isla, porque llegan de todos los especímenes posibles (considerando que nosotros también somos un tipo de espécimen muy particular, todo sin ánimos de juzgar a nadie).

Pero es que nunca habíamos visto tanto tipo inflado en un mismo lugar! Unos músculos tan grandes que no sabíamos diferenciar si eran de verdad o no. Y muchas chicas con pequeños bikinis para mostrar sus nuevas adquisiciones, aunque por toda la isla hay letreros que piden que se respete la cultura local y las mujeres no anden en bikini por las calles. Claramente pocos lo hacen.

Nos sentíamos un poco fuera de lugar sin esos cuerpazos y sin estar tan arreglados como la gente que salía de noche, con sus tacos y brillantes.

Pero felices.

Y lo pasamos genial 🙂 .

recorrer playas 2
Puesta de sol en Gili T

Porque a pesar de todo esto, la isla es super buena onda.

Por qué no nos dijeron antes!

Pero las playas ya vienen a su fin.

India se viene cada vez más cerca…qué nervios! Ahora ya volamos a Kuala Lumpur para recoger nuestras cosas que quedaron al cuidado de una amiga de Gino y ya nos vamos a este nuevo país.


Los posts llamados Relatos de viaje son como un diario para nosotros, nuestra familia, amigos y todo quien le interese leer nuestras historias. Son experiencias y aventuras, nuestras opiniones e impresiones personales.

Si lo que quieres es tener información útil para viajar a Indonesia y Gili T, te invitamos a leer los siguientes posts:

Advertisements

1 thought on “Relatos de viaje: Gili T”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s