Singapur

Relatos de viaje: Singapur

Antes de llegar, sabíamos que Singapur era una ciudad-estado, que está muy desarrollada y que vive del dinamismo y consumismo de sus habitantes. Suena familiar? A nosotros nos sonaba igual a Hong Kong. Por lo que, al llegar a Singapur, no pudimos evitar compararlo.

Y sí que se parecen.

En ambos países las tiendas de lujo las encuentras en cada esquina, siempre llenas de gente dispuesta a gastar millones comprando carteras, relojes y zapatillas, ese toque occidental en países claramente asiáticos que tienen tantos extranjeros que buscan traerse un poquito de su vida a otro continente, y la mezcla de luces, edificios, concreto y vidrio con linternas rojas colgadas en las calles, los patos colgando en las vitrinas y los gorritos de paja de la gente.

08 Marina Bay
Marina Bay

Pero qué distintos son al mismo tiempo!

Singapur resultó ser una ciudad calma y tranquila. Aquí no llegamos con un zumbido incesante en nuestros oídos por la noche como en Hong Kong, no nos empujaban los turistas e infinitos habitantes de la ciudad en su apuro por las calles, como en Hong Kong, no nos volvimos locos entre medio de tanto edificio como en Hong Kong, y encontramos muchísimos lugares para sentarnos en espacios públicos, disfrutando de la ciudad, como nunca encontramos en Hong Kong. Pero hay que acordarse de nuestro lema del viaje: “No busques comparaciones! Disfruta cada lugar como nuevo, por sí mismo”.

Y así comenzamos a ver a Singapur con ojos nuevos, sin comparaciones, ni para bien ni para mal.

02 caminatas
Marina Promenade

Pero hay otra cosa que se escucha mucho de Singapur: Que es que es carísimo.

El mismo día que llegamos dos chicos nos dijeron que el cambio era algo así como 1 SGD (singapore dollar) por cada mil pesos chilenos (como 1.5 USD)…mil pesos chilenos! Eso significa que no podíamos comer por menos de 7 euros cada uno o tomar el metro por menos de 2 euros cada uno. Casi nos caímos del susto…cómo sobreviviríamos 5 días en esta ciudad?.  

Pero esa noche yo ya estaba casi dormida y Gino me despierta con una sonrisa en la boca: “Es al revés! Un SGD son 500 pesos chilenos (menos de un USD)!” me dice. Ufff, qué alivio! Entonces sí que podíamos comer y movernos por montos razonables y que podíamos pagar, además de ser la mitad de lo que creíamos!. Así que, después de querer hacernos bolita y rodar por el piso sin salir de nuestro hostal, nos dispusimos a disfrutar este país.

Y amamos Singapur ❤ .

Mucho mucho mucho.

Tanto que nos quedaríamos a vivir aquí! (Pero esa es otra historia).

05 Quays
MICA Building

Singapur se nos hizo una ciudad seria. No triste, ni enojada, ni densa. Seria porque es organizada, bien pensada, calma. Da la impresión de que hasta el más mínimo detalle ha sido planificado. Hasta las cosas lindas que vamos a ver los extranjeros fueron puestas y planificadas para que la ciudad resultara más atractiva para los turistas. Todo funciona, todo está ahí por alguna razón. Pero esto, lejos de hacerla aburrida, la convierten en un paseo agradable rodeado de modernidad.

Porque eso sí que no se ve en Singapur: Historia.

Además de unos edificios que parecen salidos de la película El Gran Gatsby (dorados, altos, elegantes) no hay ruinas, edificios viejos ni nada que haga parecer que tienen cientos de años de vida. Entre tanta historia en el mundo, se nos olvida que somos una sociedad reciente y que aún hay países que nacen y se deshacen. Y entre ellos está Singapur. Nuevito en este mundo cambiante.

Y es que tiene cosas modernolocas maravillosas.

03 parques
“Supertrees” de Gardens by the Bay

Apenas llegamos al barrio Marine Bay (zona financiera de Singapur) vimos a lo lejos  el hotel gigante que tiene como un barco arriba con un bar (que qué miedo subirse ahí!), pasamos por el mall con góndolas al estilo de Venecia en su interior (una locura sin sentido) y, al final, llegamos al parque Gardens by the Bay. Todo esto lo habíamos visto en fotos, qué genial estar aquí en persona! 😀 Este último parque es un primer encuentro con unos “supertrees” (jardines verticales con forma de áboles futuristas) llenos de colores y luces y gente que nos emocionó como niños pequeños. Quedamos encantados con los shows de luces y música, las flores gigantes mirando el mar y el puente con forma de ADN. A quién se le hubieran ocurrido todas esas cosas!

Debido a todas estas locuras, muchos comparan a Singapur con un “Disney” en forma de burla, pero no estamos de acuerdo con ese término. Darle el apodo de un parque de diversiones da la impresión de que es una “ciudad de mentiritas”, inventada, sin personalidad propia. Y esto en Singapur no es así. La gente que vive y trabaja en el país le ha dado la vida que le faltaba: Han llenado la ciudad de templos e inciensos, de linternas rojas y cintas de colores, de graffitis y arte en las calles, de restaurantes concurridos, uno chino por aquí, uno indio por allá, uno thai en la otra esquina.

01 templos
Mezquita Abdul Gafoor, en Little India

Porque la mezcla cultural que se vive en este país es casi tan variada como la que vivimos en Malasia. Chinos, indios y malayos conviviendo juntos, en paz. Increíble. La única diferencia es que en Malasia la mezcla es mayor y en Singapur los chinos son los que más viven aquí. Si en Marine Bay vimos todo lo nuevo de Singapur, en Little India, Chinatown y Arab Street vivimos esta mezcla cultural. Es genial esto de visitar una mezquita, luego un templo hinduista unas cuadras más allá y un templo budista otros metros más acá. Todo envuelto de distintas caras, ropas, idiomas, comidas, olores, voces, luces y música. Todo distinto, pero todo junto. Genial!

Nuestra estadía en Singapur estuvo marcada de buenos paseos (esto de caminar hasta más no poder para no pagar el metro ya nos está pasando la cuenta), buena comida (hasta fuimos a un restaurante con una estrella Michelín! Se llama Hawker Chan y es el único restaurante de tipo callejero y económico que tiene este galardón) y buena compañía.

IMG_20170826_032416
Con Sergi y Esmeralda

En el Footprints Hostel, donde nos quedamos, conocimos a una pareja de españoles que alegraron gran parte de nuestra estadía en Singapur. Sergi (pronunciado con un acento catalán que no pudimos dominar) y Esmeralda (nombre sacado de una telenovela latinoamericana, de verdad) nos acompañaron en caminatas, show de luces y conversas hasta muy tarde. Sergi visitó Chile y otros países de Sudamérica el año pasado y Esmeralda es una fanática de Isabel Allende (como yo). Primera vez que conozco a otra fanática de Isabel Allende! Quién lo hubiera pensado!. Temas para compartir tuvimos de sobra. Y qué grata nueva amistad que hicimos en Singapur 🙂 .

Además, me reencontré con una amiga que no veía hace más de 10 años! Cuando estuve de intercambio en Suiza, en la parte francesa, tuve que ir a unas actividades que se realizaban para todos los estudiantes de intercambio de Suiza. Ahí conocí a Sani, una indonesia que estaba de intercambio en la parte alemana de Suiza. Pasamos unos buenos días junto a otros chicos de distintas partes del mundo y guardamos muy buenos recuerdos. Cuando volvió a Indonesia, Sani terminó la escuela, partió a la universidad en Singapur y ha vivido aquí desde ese entonces. Esta vez pudimos reencontrarnos y ponernos al día después de tantos años!

IMG-20170826-WA0007
Sani y yo

Y con los pies adoloridos, la cámara llena de fotos y nuevos contactos en nuestro Whatsapp, nos vamos de este lindo y pequeñito país. No sin antes aprovecharnos del aeropuerto de Singapur que tiene un jardín de mariposas (vimos mariposas salir de sus capullos! Maravillosa experiencia!), cine gratis las 24 horas (aunque la película era malísima! “The Great Wall”, no la vean!) y sillones y camas para dormir. Qué más podíamos pedir para nuestra última noche?

Bueno, podríamos haber pedido comida, porque lo de 24 horas solo aplicaba a algunos restaurantes con platos limitados (terminamos en el Burger King comiendo un desayuno porque no habían hamburguesas), pero qué más da.

Ya comeremos en Indonesia…Bali, ya vamos por ti!


Los posts llamados Relatos de viaje son como un diario para nosotros, nuestra familia, amigos y todo quien le interese leer nuestras historias. Son experiencias y aventuras, nuestras opiniones e impresiones personales.

Si lo que quieres es tener información útil para viajar a Singapur, te invitamos a leer los siguientes posts:

Advertisements

2 thoughts on “Relatos de viaje: Singapur”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s